Luz

     Su condición de médico y de ateo le impedían creer en el más allá.

     Una tarde, estando en la clínica, vió a su mujer apoyada en la puerta, mirándole con una gran sonrisa en los ojos. El corazón le dió un vuelco y, aturdido, llamó varias veces a casa. Nadie descolgó el teléfono.

      Su esposa , el amor de su vida, que había muerto una hora antes, no quiso marcharse sin decirle adiós.

© Coeliquore

Anuncios

16 Respuestas a “Luz

  1. Pensar en la muerte me produce dolor de estómago.

    Pensar en la vida me produce notas musicales, ganas de comer, de besar y de correr.

    Me tomaré un almax, tocaré la flauta que trae del cole mi hijo, me comeré un buen mojo canario y cuando venga de hacer jogging, quizá bese a la primera que se me cruce.Quizá mi madre.

  2. No te preoupes BIGAR. Coeli no piensa, ni pensaba en la muerte. Esta vez nos ha ofrecido un microrrelato fantástico.
    Un saludo

    • Tiene razón Missbooh: se trata de un microrrelato o cuento fantástico.
      De todas formas, Bigar, la muerte es parte de la vida. Disfruta de la música, del deporte y reparte besos: es una buena filosofía de vida.

  3. Había pasado mucho tiempo junto a ella, y el dolor entreveraba sentidos y recuerdos. Todo era confuso salvo ese vacío creciente bajo los huesos.

    Llamó por si en el contestador aún estaba presente la voz de ella, por si unas últimas palabras (más vivas que el recuerdo) podían devolverle un eco. Sonó el teléfono, una, dos, hasta diez veces.

    ¿Había venido o era sólo una ilusión? Él era médico, sabía que la mente hace esas cosas; su racionalidad intentaba no someterse.

    Respiró hondo. Decidió que había venido a despedirse.

  4. Bonito final. Y me ha sorprendido que tome esa decisión: es una forma preciosa de cerrar una historia de amor.
    Pd: Está basada en una historia real, le sucedió al que fue mi suegro. Ella murió de un infarto, estando sola en casa, mientras él pasaba consulta.

    • Gracias, Abel. Creo que sí queda reflejado que se amaban, incluso que es un amor que va más allá de la muerte.
      Condensar historias en un microrrelato no es muy fácil, porque tienes poco juego para que lo importante quede reflejado. Pero creo que esta vez salió bien.
      Un beset

  5. Voy a continuar la historia de Atticus, con la intención de que la adapatación del relato de Coeliquore, continúe siendo un relato fantástico, aunque le quitemos el “micro”. ja ja ja

    “Esa misma noche, al regresar a su casa, cabizbajo y pensativo, sabía que ella no estaría esperándole, como de costumbre Sin embargo su recuerdo permanecía tan vivo en su pensamiento…
    Cuando cruzó el umbral de su antigua y señorial morada, dejó al cerrar la puerta todo lo que le conectaba con el mundo exterior, para sumergirse de lleno en sus pensamientos. Todo estaba como de costumbre, y todavía quedaban rastros de ella. Incluso, de pronto, se le antojaba que Ella estaba junto a él, susurrándole al oído…
    Decidió irse a su habitación para descansar, quería olvidar por unos instantes … El sueño llegó y su mente le transportó al hospital, al momento justo en que la vio junto a la puerta. Corrió hacia ella y ella avanzó hacia él. Irremediablemente se fundieron en caricias, besos y otras delicias. De pronto él despertó y todavía con la miel en sus labios, descubre la imagen de su esposa sonriente, como si de un espectro se tratara, rodeada de luz y de amor.
    Impactado por la visión, bloqueado por la emoción, cerró como pudo los ojos, los volvió a abrir. Ella ya no estaba.”

  6. Ahora es un “macro relato”. Muy bien, Missbooh: sigue estando en la categoría de “fantástico”, donde se mezcla lo imposible con lo posible, la realidad y el sueño, los pensamientos y los recuerdos.
    Gracias: me ha encantado.
    Besitos, escritora.
    Pd: Estoy por convocar un concurso de relatos. Creo que sería una buena idea, y espero que os apuntéis.

  7. De los cuatro relatos, éste es el que más me ha gustado. Los del tipo “fantástico” son mis preferidos siempre.
    Aparte de la bonita historia de amor, me gusta el título. Lleva a pensar ¿quién es Luz?, ¿se llamaba así la mujer del médico?. ¿O el título hace referencia a que él, al verla, vio la luz? .Y se me ocurre una tercera posibilidad: que ella, al morirse, entró en la luz. No sé, tantas cosas podría ser…

  8. Gracias. Sí ,es un macrorrelato, o microrrelato triple.
    Cada vez más la comunidad científica empieza a aceptar este tipo de casos. Y en los medios de comunicación también podemos encontrar miles de ejemplos (ved, si eso, la última de Clint Eastwood, que además está muy bien documentada: ataca a los que se aprovechan y pone en su lugar a quienes cuentan con datos fidedignos : en la peli la dra Rousseau, clara referencia a Elizabeht Kübler Ross)

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s