Relato XVI: “91/11”. Autor : STEFAN ALBERT

He vuelto. He venido con mi familia. Mi hijo mayor se ha soltado de la mano y busca a su madre. Ella acaricia la cabeza del bulto de pocos meses que duerme en una mochila al calor de su cuerpo. No miro la ciudad que se extiende a mis pies. Busco unas palabras en las paredes, aquí están, aquí sigue aquello que escribí rápidamente mientras Muriel ya bajaba por las escaleras. Era el 28 de enero de 1991 y nos propusimos volver todos los años.

Llevabas una bufanda de colores y un abrigo oscuro de lana, y tantas capas de ropa que casi era imposible imaginar que bajo ellas latía una mujer.

Muriel.

¿Habrás recordado alguna vez aquel día? Nos escapamos de nuestras familias con la excusa de un encuentro de estudiantes, pero lo que buscámos era un espacio y un tiempo nuevos para los que tuvimos que ahorrar franco a franco durante muchos meses.

Vivo en Bruselas, me casé con Julie, creo que la quiero. Vengo a veces por negocios y nunca me da tiempo a visitar la ciudad, tampoco tengo deseos de hacerlo. Pero Julie quería pasar un fin de semana aquí después del ajetreo de las Navidades, sólo nosotros cuatro.

Han pasado veinte años, casi la mitad de nuestras vidas.

Tal vez alguna de las infinitas ventanas que veo ahora sea la tuya y, tras ella, probablemente  sigas alimentando la voluntad de vivir aquí que compartimos entonces. Me siento un desertor.

Un compañero de trabajo me dijo que a través de internet podía saber de personas con las que había perdido contacto, simplemente tecleando un nombre en Google. Tu nombre, Muriel. Pero ¿qué haría entonces? Si has alcanzado tus sueños, yo me he quedado fuera; sólo soy un hastiado creativo de una agencia de publcidad. Tengo un coche caro, una mujer muy bella y un horizonte vital que se reduce a las próximas vacaciones y al siguiente hijo. Y si no te ha ido bien, y si has tenido que malvivir, si no has encontrado acomodo y calor, quién soy yo para imponerte una presencia, un sucedáneo de triunfo social hecho de trajes elegantes y palabras vacías.

Hace tiempo que renuncié a buscarte. Destruí la agenda en la que anoté el número de teléfono de tu casa, quise eliminar las posibilidades de acercarme de nuevo a ti. Porque un día fui consciente de que habíamos cambiado, de que habíamos dejado de caminar a la vez o por el mismo camino; el desamor no siempre necesita razones.

Hace tanto que la eternidad que escribí en esta pared se desvaneció…. Sin embargo, ahí permanece, esperando que yo la lea veinte años después, escondiéndome de Julie.

Esa día comimos cuscús en un restaurante marroquí de la calle Dancourt. El camarero te sonrió mientras me devolvía el cambio. Apreté con fuerza tu mano al salir. Te dije que todos los años subiríamos juntos al Sacre-Coeur, el 28 de enero, y escribiríamos el dos sobre el uno, luego el tres, el cuatro…

Querías ver un museo cercano, pero buscamos el metro porque sentí un deseo violento cuando el camarero te sonrió: un deseo hecho de provisionalidad, también de temor.

Recuerda, Muriel, 28 de enero. Volveremos todos los años.

Me acerco mucho a la pared; pasa ingenuamente por mi cabeza la posibilidad de que hayas vuelto y hayas anotado algo. Pero sólo están mis palabras, aquéllas.

A mi alrededor no hay nadie. Saco un rotulador negro y escribo rápidamente: He venido. 28 de enero de 2011. Benoît.

Julie está bajando ya las escaleras.



http://www.youtube.com/watch?v=yqZU-h2iuQw

Anuncios

5 Respuestas a “Relato XVI: “91/11”. Autor : STEFAN ALBERT

  1. Las he leído todas, me han gustado: veo calidad. Es una buena iniciativa. El año que viene, participaré.
    Pero la que más hondo me ha llegado es ésta: será París, la música, el bello nombre de Muriel, o todo lo que se esconde detrás y que tan bien ha narrado aquí Stefan Albert. ¡Chapeau!!!

  2. El amor y su transformación con el paso del tiempo, lo que queda de él, lo que hubo. Y París. Siempre nos quedará París.
    Mil gracias de nuevo, Stefan.

  3. He disfrutado leyendo éste relato.
    Pobre hombre, en realidad me da pena. Que se decida pronto, si no, lo perderá todo.
    Me recuerda al trío: príncipe de gales, Camilla y lady Di. Fueron todos desgraciados por culpa de un hombre que no fue valiente.
    Quien tenga la suerte de tener el amor a su lado, que luche cada día por él y sea honesto, vale la pena.
    Ah!!! también vale Benidorm como lugar romántico, paseando junto al mar… Cualquier lugar es bueno si la compañía lo es.

  4. No sé por cual decidirme y dar mi voto Me gusta éste. Pero también todos los demás: la descripción de Ahmed, las tres historias con niños como protagonistas, los dos semáforos, el relato antiguo ante la verja, los de Farfalla y Ataraxia, el de la pastelera, Ecos….Realmente está difícil. Atención pregunta ¿ cuándo se vota y a cuántos?

  5. Las votaciones serán entre el 1 y el 10 de junio. O sea, que quedan pocos días, aunque antes pondré un recordatorio: don´t worry.
    Está bien que te cueste decidirte y que no lo veas tan fácil. Me alegro porque eso quiere decir que te parecen todos buenos.
    Ah, sólo un voto , aunque se seleccionarán los tres primeros.
    Gracias, Lorena, por leértelos y comentar. Saluditos .

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s