No tengas miedo


Esta película de Montxo Armendáriz trata de un tema difícil de creer para quien no lo ha vivido y difícil de superar para quien desgraciadamente ha pasado por ello: el abuso sexual en la infancia.

¿Es posible entender que quien te da la vida también te la puede estar quitando?. ¿Puede un padre mezclar amor y abuso?. ¿Cómo supera el hijo ésto?: cuando un suceso, distinto para cada cual, provoque la caída del muro de contención que construyó dentro, es la hora de encarar los hechos. Con ayuda, teniendo claro que no es culpable y sí su progenitor, y abandonando un día definitivamente y gracias a todo lo anterior, esa sensación de locura que impregna todo lo que le acontece .

Armendáriz hace casi un documental, con testimonios, con gran sensibilidad y respeto. Logra así que la víctima no caiga en el victimismo y pueda resolver su pasado, para ser capaz de seguir adelante sin que éste le atenace más.

Anuncios

4 Respuestas a “No tengas miedo

  1. lo que trata el film prueba la existencia del Mal, y que el monstruo habita en las entrañas de la cotidianidad

    la sociedad no debería reparar en recursos para ayudar a sus víctimas

  2. Sí, te doy la razón: es el Mal con mayúsculas. Porque lo hace aún más dañino al combinarse con el bien: el padre de la protagonista también es la persona que la recoge del colegio, que la lleva al cine, que la motiva para que estudie música. O sea, un padre haciendo su labor. Con ello crea una confusión mayor en la niña, porque le impide distinguir lo que está bien de lo que está mal y le da sensación de irrealidad, le hace sentirse diferente.
    Afortunadamente, la sociedad es cada vez más consciente de esta problemática y está dejando de ser tabú. Películas como ésta, libros ( muchos de ellos citados en este blog), asociaciones, médicos , psicólogos, asistentes sociales y maestros trabajan cada vez más duramente para que l@s niñ@s se vean liberados de una experiencia tan atroz .

  3. El peligro es que siempre los abusos los realizan personas muy cercanas y yo lo que no puedo admitir son las madres que miran hacia otro lado.

    • No siempre, Karmen, aunque mayoritariamente. Y entonces es aún más doloroso, porque resquebraja al niño, al no entender que de quien espera amor, le llegue semejante carga de odio.
      Las madres que miran a otro lado lo hacen por muchas razones ( todas ellas, para mí, incomprensibles: miedo al abusador, no querer problemas, sumisión, negarse a aceptar la realidad…). Por un hijo, creo que habría que luchar aún a costa de nuestra propia vida.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s