Libélulas

No recuerda cuándo relacionó las libélulas con otros mundos.
Tal vez el día en que leyó un texto que decía “Primero fuimos libélulas” y esa frase le impactó tanto que no pudo continuar. O cuando, en otro libro, se enteró de que los chinos esperan ver una de alas transparentes tras la muerte de alguien, como símbolo de que está bien en el más allá. Quizás fue el día en que una enorme de color verde revoloteaba largo rato sobre la cabeza de su abuela Carmen y esa misma noche, Navidad, la anciana murió. También vio libélulas cuando sus primos tuvieron el accidente que les quitó la vida: dos de color rojo, una grande y otra pequeña, como ellos. Y cuando su amiga Lola se perdió en una noche sin fin: sabía que algo pasaba porque descubrió una libélula azul en su habitación, formando círculos perfectos.
Desde siempre las libélulas han representado para esta adolescente, de ojos tan grandes como la curiosidad, mensajes de otros planos, noticias de seres que, estando aquí, ya se fueron.

© Coeliquore

Anuncios

19 Respuestas a “Libélulas

  1. Dos fenómenos bastante extraños: primero, he pensado bastante estos días en libélulas y su significado espiritual (se las asocia bastante a las mariposas) ¿será telepatía? Segundo, comencé a leer el texto un poco rápido y en la mitad me di cuenta que no estaba escrito en primera persona ¿coincidencia? No lo sé.

    En mis clases de ecología me decían que eran seres supremamente terriotoriales… Hablaba alguien que se dedicaba a estudiarlas. Además, varias teorías de la deriva continental se basan en fósiles animales; mi profesor nos comentaba que la distribución de estos insectos era extraña, dado que no coincidía con esas hipótesis como el resto de los animales. Finalizó diciendo ¿y si no coinciden entonces qué hacemos? Eso lo responderás tú, adolescente de ojos grandes.

    • Son seres místicos y especiales. En varias culturas. Lo que no sabía era lo de su distribución.
      Estamos conectadas, eso está claro.
      La adolescente de ojos grandes no deja de sorprenderse…

    • Algo así, un equivalente a las palomas terrenas, sí. Curioso, sí, un poco extraño tal vez . En fin… son mis bichitos preferidos.

  2. Mirando su significado en google he podido comprobar que en algunos sitios se les denomina “caballitos del diablo” porque se pensaba que su aguijón lo cargaba el demonio. Cosa rara si se tiene en cuenta que no tienen aguijón. En Japón, en cambio, son casi adoradas. El caso es que no dejan indiferentes.
    ¡¡¡Yo, de ahora en adelante, las voy a mirar con otros ojos!!!

    • En Canarias se les llamaba así, es cierto. Recuerdo haberlo escuchado.
      Para que veas que todo depende del punto de vista del que se mire, Soraya.
      Cada cultura los contempla de una manera diferente. Pero son seres míticos, que aparecen en muchos y antiguos escritos, como casi todos los alados.

    • Tengo una de plata, chiquitina y preciosa, otra de hierro trabajado a la entrada de la casa, que por cierto se llama “dragonfly cottage”, unos pendientes que perdí ha poco eran dos libélulas diminutas con brillantes, lindísimos. Y tengo cientos de ilustraciones y fotos, a cual más bonita.

    • En la Irlanda del siglo V a.C. el verano acababa el 31 de octubre. El 1 de noviembre significaba el final de las cosechas, el principio de una nueva vida y se celebraba el Sumhain, día en que cocinando los platos preferidos de los difuntos, cantando y bailando se les invitaba a unirse a la fiesta. Y, para que encontraran el camino, se dejaba abierta una ventana de la zona este y se ponía una vela. Desaparecían las fronteras entre los vivos y los muertos. El día 2 era el “souling” y se pedía por las casas “pan de almas”, hecho con pasas. De todas esas tradiciones derivó el actual Halloween
      que los irlandeses llevaron luego a los Estados Unidos.
      Sí, Zeppy, por la blogosfera se aprenden cosas.
      Un besote

  3. Anax imperator, soc jo.
    De alto vuelo, y también rasante…
    shhhhhhhhh
    shhhhhhhhh
    Me gusta copular en el aire….
    shhhhhhhhh
    shhhhhhhhh
    Y me gusta descargar besos en los carrizos,
    para que sean agarrados por vos.

  4. sí creo que las libélula sí son mensajeros del más allá, porque justo cuando murió mi abuela una de ellas apareció pegada a la ropa: la puse a volar

    • Lo siento, no tengo mucha idea. Aparte de que me parecen preciosas, enigmáticas y venidas de otros mundos. No soy la indicada aquí. A mí me interesa sobre todo la poesía que desprenden.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s