City of Angels

      No me gusta la manera en que los americanos cambian el guión de una película para adaptarlo a su forma de ver la vida, pasándolo por un filtro comercialoide y edulcorado. Hacen su versión con una fórmula que no falla: actores con gancho, música pegadiza (aquí U2, Peter Gabriel y P.J. Harvey, por nombrar algunos) y lugares comunes que suponen éxito seguro (la historia de amor con final trágico, entre ellos). No obstante, tal vez porque ahora me inquietan unos temas en los que antes no reparaba, o porque he cambiado mucho, lo cierto es que esta película me atrapó.

    Toca con suavidad, como de puntillas,  un asunto complicado:  la vida después de la vida. Y, con más profundidad, otros no menos complejos: los sentimientos, el tacto, los demás, las palabras, el amor. Al poner el peso en estos últimos, adopta una postura vitalista, de defensa de lo que nos es tangible.

    Los ángeles habitan la ciudad (el aquí y el ahora), la playa ( la zona intermedia),  el cielo (el más allá) y la biblioteca ( el conocimiento universal). Pero quisieran ser como nosotros, que nos enamoramos, sentimos y tocamos, aún sabiendo que tenemos un tiempo limitado. O precisamente por éso.

    Me dejó ganas de volver a ver la original en la que se basa, aquella “El cielo sobre Berlín” que fue durante muchos años mi película favorita, de la que recuerdo muy poco y que, sin embargo, llevo en el alma como un tatuaje.

    

       

Anuncios

8 Respuestas a “City of Angels

  1. Un poco peli-pastelón, pero entretenida. Resulta agradable de ver.

    Eso sí, un poco pesada y monotemática te veo últimamente con lo de la vida después de la vida, los ángeles y lo demás. ¿En qué diablos anda tu linda cabecita metida?

    Bss

    • Es una historia de amor, supongo que por éso te parece pastelón. Pero es bonita, romántica.
      ¿Monotemática?:ufff…tampoco tanto: una peli de ese tipo sólo he comentado aquí: “El curioso caso de Benjamin Button” .Bueno, la muerte y lo que hay después (que ojalá haya algo) me preocupa, pero sin obsesionarme en demasía. Los ángeles, las libélulas: sí, creo en todo eso.
      B7

  2. ¡Hola Coeliquore! No he visto esta película y tras lo que leo… ¡¡no sé si verla o no!! Jejeje… ¿Pastelón? ¿Interesante? Jajaja… ¡¿En qué quedamos?! Me temo que solo me queda una… ¡Verla! Jajaja…

    Espero que todo esté bien. BesitOOOs!!

    • Jejeje…quería contar que, a pesar de no ser mi tipo, era una película que me gustó. Se pasa un buen rato, aunque creo que es mucho mejor la original de Wim Wenders (de la que sólo recuerdo escenas).
      Las dudas me acompañan a todas partes esta temporada…
      Por lo demás, todo bien. Con los esperables sobresaltos a los que no consigo acostumbrarme.
      Besitos

  3. Esta película es hermosa, especialmente cuando ella le susurra, o cuando los ángeles se aglutinan para ver frío el destino de ese que siguió la anarquía del corazón. Se me vienen tantos recuerdos a la mente (y una historia de alguien que conocí). Por ejemplo, recuerdo cuando en el libro “Muchas Vidas, Muchos Maestros” la paciente dice que está próxima a un proceso de renovación, una vez muere (en esa vida), va a un lugar y su guardián comienza a jugar con ella. Otra escena que se me viene a la mente es cuando Barbara Ann Brenan comienza a hablar con Heyowan: “Mi nombre significa el viento que sopla a través de los tiempos”. Hay un libro que tengo pendiente por leer “Mi dulce compañía”. Así que ya sabes, la próxima vez que sientas algo en el hombro, o un olor particular sin origen explicable… Puede ser que “estén enamorados”.

    • A mí me encantaron las escenas de la playa y la biblioteca. Y cuando ella está en la bañera, pensando en él. O los niños, que ven a los ángeles y les parece lo más natural del mundo.
      Me apuntaré ese libro que dices, supongo que sobre el ángel de la guarda.
      Nunca he sentido lo del hombro. Pero lo de los olores repentinos e inexplicables, sí: recuerdo ir de noche por París, por un barrio extemadamente peligroso, y venirme un olor a rosas profundo. O cuando en un trabajo sufrí bullying y tenía miedo: el perfume de las rosas me invadía y me tranquilizaba. Sabía que estaba protegida.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s