Tierra

        He sembrado un huerto de pensamientos y calabacines, tomates y esperanza, sonrisas y patatas, futuro y pimientos, berenjenas y sueños, vida y lechugas, zanahorias y abrazos.

        Desde que  hice  los surcos y planté  semillas, voy todos los días a hablarle en susurros y calmar su sed. Nunca imaginé que un huerto pudiese dar tanta felicidad.

Anuncios

9 Respuestas a “Tierra

  1. En mi cuarto hay cinco materias; no es bueno tener matas en la habitación, pero para una persona como yo, de ancestros campesinos, es inevitable querer contactar con el mundo de las plantas.

    Mi abuelito, que en éxtasis descanse, vivió en un bosque. Antes pensaba que su vida era dura. He aprendido lo duras que son las rutinas, las ataduras de una ciudad… He aprendido, que a veces regar una orquídea, una rosa… Una “hierbamala”, nos hace pensar sobre el paso del tiempo y las etapas de la vida humana.

    • Yo también tengo plantas en el cuarto. Me digo que las sacaré por la noche, pero generalmente se me olvida. Mi abuelo paterno también fue campesino, en una tierra dura, la volcánica canaria. Creo que el amor a las plantas se hereda también.
      El huerto está en un trozo pequeño de tierra y en macetas. Ver crecer algo a partir de una diminuta semilla, regar, cuidar que no se la coman los bichitos, hacer compost, ser testigo de los cambios, es pura vida. Da paz, me llena de una alegría inexplicable. Me hace pisar tierra mientras miro al cielo, me equilibra. Jamás supuse que la felicidad estuviese tan al alcance de la mano.

  2. Qué proyecto más interesante. Las plantitas siempre dan alegría y cuidar de otro ser vivo suele ser fuente de satisfacción y fuente de conocimiento :). Debo reconocer que yo, más allá de plantar legumbres en tarros con algodón húmedo, no he tenido a mi cargo muchos vegetales. Quizás haga una adopción de tomatera este verano, ¡me has dado envidia!

    • Adopta esa tomatera, ya verás qué alegría. Y lo digo yo, que aún no me han dado frutos (bueno, ya he comido las hojas de una lechuga chiquitina).
      Lo otro que dices de los tarros demuestra, ya que te acuerdas, que eres casi una niña, porque era típico de las clases de ciencias en el cole.

  3. yo tengo un balcón,pero a poniente y lo que planto se quema,excepto los geranios, aunque tengo que fumigarlos, contra la plaga esa de los gusanos que se comen la savia por dentro. Tengo un ficus enano dentro de casa, el pobre, parece un poco calvo,lo riego,lo abono y le ato las ramas para que crezca recto, le tengo mucho cariño, es lo que me queda de mis alumnos de 2º de bachillerato, me lo regalarón cuando me jubilé, iba acompañando a otras plantas preciosas . Bueno, sigue cultivando tu jardin y recuerda que a las lechugas hay que atarlas, para que se hagan gordas.
    Espero con ilusión probar tus tomates.

    • De momento no sufro de bichos…al menos en el huerto. Cruzo dedos, aunque ya vendrán.
      Cuando tenga cosecha, lo celebraremos. Tú y los demás, que estáis invitados a probar los resultados.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s