Viernes: no a los recortes (XX)

15 Respuestas a “Viernes: no a los recortes (XX)

  1. Entre las versiones que existen del juramento hipocrático, me gusta ésta que copio a continuación. Imagino que ya estará fuera de la ley, claro.

    “En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores. Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana. Aún bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor”.

  2. El juramento hipocrático pone la vida, la ética, el respeto y por supuesto la utilización del “arte” (más que ciencia) de “curar”, por delante de la economía (en la cual se puede apoyar). El juramento “hipócrita” del gobierno, es la inversión completa. Sacrifica la vida (menos la de los no nacidos), la ética, el respeto por el ser humano… y lo pone todo al servicio de ”la economía financiera”(esa mentira en la que nos tienen enredados)

  3. hay códigos deontológicos que deberían estar muy por encima del dinero. lástima que las naciones cada vez estén más abajo, ensuciando sus abiertos culos con el barro monetario. un 10 por la campaña.

  4. “Si por allá llueve, por aquí no escampa”. Aquí tenemos unas instituciones privadas llamadas EPS, las cuales prestan el servicio de salud. Estamos al borde de una crisis fiscal debido a que en este juego de póker, unos salieron muy beneficiados y otros bastante mal (hospitales y clínicas: IPS’s). Es increíble lo que uno puede ver en Colombia, después de todo, es una nación que vive en un sueño feudal: hay señores y siervos. Los señores hoy tienen apellidos rimbombantes, juegan golf en el club de Los Lagartos, toman vino de las mejores casas, mandan a sus hijos a las universidades de mayor prestigio, compran islas en el Atlántico y no es mentira, sus casas pueden perfectamente estar enchapadas en oro. Por otro lado, la pobreza llega a unos niveles tan ridículos que hay gente que vive en casas de cartón. Este es un país donde la monarquía francesa se hubiera complacido de visitar, un país digno para los colombianos, un país ciego… Para ciegos.

    • Ufff, Vicky. Lo que cuentas es terrible, tanta diferencia entre las personas: o muy ricos o muy pobres. Y sí, es cierto, aquí llueve y ahí escampa: pronto seremos un país muy parecido al tuyo, en lo que a desigualdades se refiere.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s