Viernes: no a los recortes (XXV)

12 Respuestas a “Viernes: no a los recortes (XXV)

    • Gracias por el enlace para firmar, guapa.
      Ufff, a mí, cuando veo que Amnistía Internacional interviene, me entra tembleque: algo grave, gravísimo está pasando aquí. Y es que no es para menos…

  1. profesores a la calle, centros de urgencia cerrados de noche, derechos fundamentales en la cuerda floja, y un tesorero de partido que repartía sobres a todo cristo con dinero corrupto, de sus negocios sucios, cuando unos pocos se llenaban los bolsillos hasta reventar, cuando “todo iba bien”, un tesorero que muy probablemente salga de rositas, igual que el yerno real, y mientras el resto a joderse y a resarcir los pufos que generó esta maldita gente y toda su calaña… argh! me pongo de mala leche, fíjate. precioso mural, oye, que es lo que importa, el mensaje!

    • En este país del mundo al revés ocurre lo que cuentas, lo vemos todos los días.
      Este mensaje de color en un mundo de grises es un revulsivo. Por suerte la gente actúa, no está quieta, es consciente de lo que pasa. Y no está dispuesta a permitir que esto siga así por mucho tiempo.

  2. Sí, lo que está ocurriendo es muy grave. Hay un porcentaje de la población que seguramente no sea consciente de ello por no verse afectado, pero está ocurriendo. Desde aquí, si me lo permites, Coeliquore, quisiera mandar un mensaje de apoyo a todos aquellos que no encuentran trabajo buscándolo y encima tienen que soportar que les llamen vagos, aprovechados…. Muchas de esas personas están cayendo en fuertes depresiones… La sociedad está enferma, muy enferma…

    Un abrazo, Coeliquore.

    • Yo creo que cada vez es menor el número de gentes que miran a otro lado. Porque ésto que está pasando nos afecta a todos, tengamos o no tengamos trabajo. Vivimos en precario.
      Te doy la razón, la sociedad está enferma de muerte.
      Otro abrazote para tí.

  3. Esto me hace recordar cuando en mi universidad, motivo del aniversario de la caída del muro de Berlín, hicieron precisamente un muro de concreto donde los estudiantes podían escribir, dibujar, o hacer lo que quisieran. El resultado fue llamativo, cada semana cambiaba completamente. En el círculo social que habito, a veces tan parco, ese muro demostró la inmensa necesidad de decir.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s