Relato XIV: EL ÚLTIMO ALIENTO. Autor: FRANUR

Se negaba a asumir el diagnóstico, no podía dejarla morir. Los resultados de la exploración no dejaban lugar a dudas: su cuerpo iba languideciendo lentamente, ya no era capaz de retener el oxígeno dentro de sí. El amor que le profesaba le hizo plantearse donarle sus pulmones; sin embargo todos los profesionales le habían dicho que sus órganos eran incompatibles. Pero, ¿cómo podía dejarla morir? Todo lo que habían vivido juntos, al principio el sexo joven sin freno para dar luego paso a una vejez rebosante de caricias pícaras.

Así que visitó a innumerables especialistas que le aportasen algo de esperanza, pero todos le decían lo mismo: habría que buscar la lesión y nadie le aseguraba que la operación no fuese tan solo un parche temporal. También cabía la posibilidad de conectarla a una máquina que le suministrase el aire que necesitaba. Pero para  él eso no era vida, así que miró sus labios carnosos que le volvían loco. Y la besó, ella parecía recuperarse, la veía más vital, así que no paró hasta que cayó muerto al suelo sin respiración. Mientras, aquella muñeca de látex dejaba escapar su último aliento por un pequeño orificio de la espalda.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s