Cine, cine

Sólo dos películas han conseguido llevarme al cine este verano, las dos en la misma semana:  El último concierto Paraíso: Amor.a late quartet2

La primera es una obra bella, profunda y exquisita con una banda sonora preciosa: el Opus 131 de Beethoven. En ella, ante la noticia de la retirada de uno de los miembros de un cuarteto que lleva veinticinco años juntos, se desencadena una tormenta que hace tambalear la amistad, el amor, la música y las prioridades de cada uno. La vida, en fin.paraiso amor1

A la otra acudí llevada por la descripción que de ella hacía la reseña (” un film basado en el humor”) y porque, para qué negarlo, la palabra “amor” actúa sobre mí como un imán. Sin embargo, salí de la sala con el sabor de las almendras amargas. Lo que en principio pintaba como unas estupendas vacaciones, acaba para la protagonista en un conocimiento profundo de sí misma y de la sociedad en que vivimos. La decadencia y opulencia del primer mundo frente a la pobreza del tercero y el comercio y la explotación sexual ( en este caso de ricas europeas hacia hombres africanos) como telón de fondo de una historia agridulce. Contraste y poesía entre lo narrado, la hermosura de las playas de Kenia , lo desolador de sus pueblos y la picaresca de su gente.

Una reconciliación con el cine a finales de verano.

Anuncios

12 Respuestas a “Cine, cine

  1. Los indios navajos dicen que ellos le cantan a la lluvia porque es muy poco frecuente y la intentan convocar. Creen que nosotros le cantamos al amor y lo ponemos en todas partes porque vivimos en un mundo donde hay muy poquito.

    • Pues no sé si tienen o no razón, pero el caso es que sí que le cantamos al amor y lo ponemos en (casi ) todas partes. Yo lo decía más por la atracción que ejerce en mí la palabra que por su significado: igual me pasa con la palabra “ángel”. Y con “libélula”. Aunque tal vez también, inconscientemente, sea por lo que las tres significan. No lo sé, ya me has dejado pensativa…

  2. El amor, una de sus etimologías es del griego: “ágape” (“eros” y “filia” son las otras dos) es lo que “alimenta…” quizás por eso tendemos a buscarlo.
    Las “pelis” son como los melones, hasta que no los “abres” no sabes cómo saldrán, je,je.

    • Con lo de mi reconciliación con el cine, me refería a las salas de cine de estreno: tan caras, tan imposibles…
      Sabía lo de “eros” y “filia”, lo de “ágape” no: interesante.
      Jejeje…me ha gustado la comparación. Y yo que soy más de sandía, con qué las comparo ¿con los dibujos animados? 😛

  3. No presumas ahora, que aunque la vieses en “cine, cine” estos días “El último concierto” es del año pasado 😀 .Me gustó mucho.
    La otra no, gracias. No es para mí.
    Las salas están llamadas a desaparecer por precio y tecnología.

    • ¡Ya me parecía a mí que para ser en sala (y yo creía que estreno) era barata: ¡no me entero!!!
      Pues te la recomiendo: quizás te haga removerte un poco en el asiento, pero es magnífica. Y la actriz principal vale su peso en oro. Aunque creo que no veré el resto de la trilogía: tampoco hay que pasarse.
      Ya lo has comentado en algún que otro post. Tal vez tengas razón: entre lo caro de las entradas y los ordenadores, ipads, móviles y etc puede ser que desaparezcan. Sí, interesante observación.

  4. No las he visto pero pareces hacer una descripción precisa.

    Se diría de la primera que hace universal un hecho particular, ése suele ser el rasgo que define a las grandes obras de todo arte. La segunda parece relatar cuanto de “habitual” y terrible hay en la vida.

    Tomo nota de ambas.

  5. Gracias por lo que dices sobre la descripción que hago: breve sí, precisa…no sé. Sí que un poco distinta a las que acostumbro, donde suelo ser subjetiva y hablar de sensaciones. Pero es que estas dos me han calado hondo y me resulta más fácil aquí describirlas que hablar de mis sentimientos. No sé.
    Apúntatelas y, en cuanto tengas ocasión, haz el visionado: no te defraudarán.

  6. pues, yo tenía apuntada “el cuarteto” como apetecible, aunque me parece que es la misma que “el último concierto”, dustin hoffman, músicos ancianos… es igual, se llame como se llame, le tengo ganas! 🙂

  7. Pensaría uno que el cine, una actividad que de desaparición y penumbras está restringido a los que deben quedarse en casa, aquéllos que sufren un invierno constante. Sin embargo, la sed del humano por ver más, crece sin límites. De ahí que en verano, haya quienes quieran ver otros soles.

    • A mí me gusta el abrigo del cine en invierno, en los días de lluvia, en las noches heladas. En verano me da un poco de claustrofobia, a pesar del aire acondicionado. Y la cercanía del otoño lo hace apetecible.
      Aquí el problema radica en su carestía, que lo está convirtiendo en algo casi inasequible. No sé si en tu país pasará igual, pero a mí me da mucha pena.

  8. Pues no es la misma peli, por eso ( supongo) decidieron traducirla así al español, para que no llevara a confusión. En ésta, en lugar de Dustin Hoffman el protagonista es Christopher Walken, para mí otro de los grandes. Y aquí el mayor es él, que por un principio de Alzheimer se ve obligado a abandonar los conciertos.
    Te gustará, ya lo verás.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s