Incondicionalmente tuya

surrender1Querida vida: ante  las razones, los amores, el dolor, las rosas, las soledades, el desamor, la alegría, los amigos y enemigos, la noche, el invierno y la caricia del verano, el empeño en que nos quieran y el no lograrlo, tu cuerpo, el vino, el daño hecho y recibido, la saliva, el miedo y el sinsentido, el mar, la ausencia perpétuamente prolongada, las libélulas, la envidia, los celos, las mariposas, lo frío y calculado, la desazón, el gozo, el egoísmo, la falta de valentía, el odio, los besos, el rencor y la ambición, las estrellas titilantes, la traición, la canela, los abrazos, la necesidad de imponernos, los aromas, la venganza, el jazminero, la astucia zorra, los dulces, el desengaño, el velo, los eclipses solares y lunares, lo oculto, la risa y tu sonrisa, lo que está debajo, las buenas y malas intenciones, el juego, las sorpresas, lo premeditado, el uso y abuso. Rendida quedo.

© Coeliquore

(Fotografía: Robert Sturman)

19 Respuestas a “Incondicionalmente tuya

  1. Muy bueno todo!! las descripción vital y la fotografía, muy sugerente ella, que induce a ese pensamiento final: “Rendida quedo”. Me ha encantado, Coeliquore.

  2. preciosa enumeración, le debemos tantas cosas a la vida, verdad? me he acordado mucho de “testamento”, la canción de silvio rodríguez. preciosa entrada, sí señor.

    • Así es: una de cal y otra de arena. Y cuando sabes que no todo es siempre malo ni todo es siempre bueno, y que a una mala experiencia sigue una buena y que de lo malo puedes extraer bueno y de lo bueno, lo mejor…pues ¡exprimes la vida!!!

    • Ciertamente, algo así. Estamos siempre atrapados en ese remolino, que nos sostiene con todo tipo de sensaciones.
      También dicen por ahí que es la espiral lo que representa la vida, una imagen semejante a la que tú has descrito aquí.

  3. Veo este post tuyo como un cierre del que se llamaba “Panorama circundante”; es como si se hubiese aceptado todo aquello, reciclado y entregado. Aquí hay positividad.

    • No se me había ocurrido verlo así, pero la verdad es que sí, todo encaja. Y fijándome bien, hasta el paisaje en donde se encuentra la yogi es similar. Gracias por tu forma de mirar.

  4. La vida de los otros, la mirada indiscreta, el gozo, lo insano y lo perjudicial. El olor a rebollones, tostadas de miel y fresa. El canto del viento en las dunas, el aroma a regaliz, el sudor , la sal…y el sabor de una raiz. Todo es.

  5. Impresionante, Coeliquore. Se te nota lo mucho que has vivido porque experta eres en dolores y sabores.
    La foto me gusta un montón: ¿ por qué no haces un reportaje del tal Sturman también por aquí?

    • Gracias, aunque eso de ser “experta” en sinsabores no me gusta nada y no lo elegí yo, parece que me persiga cual sino… ):-. La vida, supongo.
      Claro, eres yogi. Sturman también y tiene unas fotos con esta mujer que quitan el aliento. No sé, tal vez un día las ponga: son de quitarse el sombrero.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s