Relato XX: A TRAVÉS DEL ESPEJO. Autor: LYNAR

Hoy no ha sido un buen día para mí.
En primer lugar, porque me voy de esta tienda de antigüedades, después de haber permanecido aquí casi una década. Han sido unos años felices, me he sentido muy bien, como en familia. En todo este tiempo he visto llegar y marcharse tibores, relojes de pared, figuras de porcelana, búcaros de todos los tamaños, espejos y espejitos, muñecas de trapo y hasta juguetes de cuerda. Y la verdad es que estoy encariñada con todos, con unos más que con otros, pero siempre me entristece ver el hueco vacío cuando compran alguno.
A partir de ahora serán los demás quienes verán mi hueco. Después de tanto tiempo situada justo en el centro del primer estante del librero de nogal, unos turistas que habían entrado a curiosear se han decidido por mí en cuanto han oído una de mis melodías. Ha sido todo tan rápido que no he podido despedirme de nadie. Aunque quizá sea mejor, me da mucha pena decirles adiós.
Pero lo peor es que mientras la dependienta me estaba envolviendo cuidadosamente, recordando a los clientes que soy la única caja con diez melodías, me ha dado tiempo de descubrir a través del espejo lo que nunca hubiera sospechado: el soldadito de plomo ya estaba guiñándole el ojo a la bola de nieve musical del estante de arriba.

Una respuesta a “Relato XX: A TRAVÉS DEL ESPEJO. Autor: LYNAR

  1. El olvido es la seña de nuestro tiempo. “A rey muerto, rey puesto”.
    Quien no se ha sentido alguna vez como la caja de música del relato.

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s