Pistolas de juguete, novela negra

pistola2
Recostada en la cama de un hospital, convaleciendo de un accidente y enfrentada a su propio fin, la joven se vió, mientras devoraba novela negra, como la niña que fue y que, tras el fallecimiento de su querida tía Luisa, disparaba a todos con la pistola de plástico para conjurar su miedo a la muerte.

© Coeliquore