Trenes en la lluvia

Aquel día, Juan hizo un curso acelerado de simbología. En trece horas cogió cuatro trenes y un metro. Salió de su ciudad en uno de largo recorrido que paraba en todas las estaciones, permitiéndole disfrutar del paisaje y meditar sobre su vida. Luego, uno de vía estrecha, otro de cercanías y un metro: al llegar a su destino, antepasados y descencientes estaban reunidos en aquella habitación trapezoidal sin ventanas donde un especialista le puso en contacto con sus sentimientos y la parte del cuerpo en que se aposentaban. Durante la ericksoniana hipnosis retrocedió hasta unos días después de su concepción, para nacer a una nueva vida. El tren de regreso era de alta velocidad, llevándole en poco tiempo a su presente.tren lluvia

Aquel día, valió la pena el esfuerzo del viaje: volvió a casa reconocido y libre, feliz. Sus maestros de vida le habían ayudado a encontrar el por qué de lo que le venía sucediendo. Y la lluvia, eterna sanadora, le acompañó todo el trayecto.

© Coeliquore

Anuncios

18 Respuestas a “Trenes en la lluvia

    • No, lo siento mucho. Este es un blog personal que, desde hace 4 años, convoca un concurso de relatos. Sólo durante la época del concurso publico relatos de otros: todo lo demás que aparece aquí es mío.
      Si estás interesada en publicar tus escritos online te aconsejo que entres a la izda en el apartado “arena” y cliques en “registrarse”: wordpress te explica los pasos (también en español) para crearte tu propio blog y no es nada difícil. O en “blogspot”, la plataforma de blogger.
      Gracias

  1. 🙂 Cuando hablo con gente de letras a menudo se muestran escépticos sobre este tema. Es un alivio que también veas poético los amantes egipcios que se reencuentran en Nueva York, los enemigos que hacen apacibles sus odios en un matrimonio feliz… O los olvidados que son recordados, aunque sea un segundo, en esta sociedad, loca y occidental.

    En cuanto al cuento, me ha gustado mucho. Ir, volver, ir, volver. Hay un cuento llamado “De Música Ligera” que ocurre en un bus; sin embargo, trata una temática muy colombiana: el olvido y la muerte. En tu caso, la muerte es un medio para hablar de la vida… la meta-vida.

  2. Ya ves que hay excepciones. O tal vez sean mis raíces, que siendo isleñas miran a América Latina.
    El viaje como aprendizaje, como enseñanza, como ensanchamiento vital. Sí, y del cual siempre volvemos cambiados.
    Besos, Vicky

  3. vale la pena un viaje tan largo, tan tortuoso, incluso, como en la canción de los beatles, si al final uno encuentra las respuestas, verdad? me ha encantado el micro. genial.

  4. Ida y vuelta…
    La visita al pasado
    puede darnos luz.
    Es cierto Coeliquore, me ha gustado mucho tu micro; sigamos en ese viaje descubriendo y aprendiendo.
    Abrazos

  5. Trenes y lluvia me son por igual queridos.

    “Pasan los días como trenes sin retorno”… escribí un día. O algo así. Y de la lluvia he escrito tanto… Lo de Juan es sin duda un viaje iniciático , tras del cual siempre se regresa transformado, “reconocido y libre, feliz”.

    Seguro que valió la pena, la lluvia y ese viaje siempre lo valen.

    Ahí va el enlace de un temazo soberbio.

    http://www.youtube.com/watch?v=Hu4n-9avOn0

    • Cierto: un viaje iniciático. Después de él, no volvió a ser el mismo: en realidad, nunca somos los mismos después de un viaje, sea éste interior o no.
      Gracias por la música: ¡cuánto tiempo sin escuchar a Metheny!!! y, como bien dices, qué maravilloso tema!!!!.

  6. Siempre admiro tu capacidad para encontrar la foto perfecta para tus escritos.
    Yo adoro los trenes por los recuerdos amables que vienen a mi mente desde mi infancia, por el regalo que nos proporciona subir a sus vagones: tiempo para pensar, para observarnos, para relajarnos, para no hacer nada….
    Es un lujo encontrar Maestros de la Vida y sentirse bendecido por la lluvia.

    • La foto o la imagen ayudan a cerrar el post y lo convierten en un todo.
      Los trenes permiten, como dices, una forma de viajar serena, en la que dejarte llevar. A mí también me encantan.
      Los dos (los maestros de vida y la lluvia) son auténticas bendiciones que nos protegen, nos hacen sentir que no estamos solos, que nos guían y acompañan con su caricia.

  7. Pingback: DíAS SIN PC | CRISCRACTAL

deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s